18+ | Publicidad | Aplican Términos y Condiciones | Juega con responsabilidad

10 Momentos míticos en todas las carreras de caballos

Te ha pasado, y lo sabes.

Habías visto las carreras de caballos en las películas y siempre te habían llamado la atención, y aunque tuviste que esperar, al fin un día tus amigos te propusieron ir al hipódromo para hacer apuestas deportivas.

Si aceptaste la propuesta, enseguida te darías cuenta de que no todo el mundo lleva sombrero y de que las carreras de caballos son como los partidos de fútbol, mucho mejor verlos en directo.

Ya seas un gran aficionado de las carreras de caballos o sólo hayas acudido una vez en la vida, en Kelbet creemos que hay ciertos momentos míticos que todos hemos vivido en el hipódromo. ¡Seguramente te sientas identificado con más de uno!

¿Cuáles son las carreras más importantes?

Si eres nuevo en este mundo  quieres saber donde poder apostar en carreras de caballos hemos seleccionado para ti las principales carreras a nivel mundial. Echa un vistazo y decide donde apostar:

  • Italia: Palio di Siena
  • Inghilterra: Cheltenham Festival y el Grand National en Liverpool
  • Francia: Grand prix d’Amerique
  • USA: Kentucky Derby

1- Serios criterios a la hora de elegir

Llegas al hipódromo emocionado y con todas las ganas de hacer tu primera apuesta. Llega el momento clave: la hora de elegir un caballo.

Sabemos -todos lo hemos hecho- que en más de una ocasión has elegido tu caballo por el nombre. Pegaso, Rocinante, Estrella de la noche, Rocky… Hay nombres para todos los gustos. ¿Recuerdas el tuyo?

i pick you

2- Piensas que has ganado

¡Pero no! Si utilizas gafas, no olvides llevarlas ese día. Es bochornoso celebrar que ha ganado tu caballo cuando en el fondo no lo ha hecho.

Nuestro consejo: No le pierdas de vista.

3- Descalifican a tu caballo

Y tu te acuerdas de toda su familia.  Al fin y al cabo, y aunque esté entre los mejores, es un caballo. Si en vez de trotar galopa, no puedes hacer nada.

No obstante, tu enfado es monumental e incluso maldices el momento en el que decidiste apostar por él.

4- No estás

Sólo a ti se te ocurre ir al baño o salir a fumar 2 minutos antes de que empiece la carrera. Cuando vuelves la carrera ya ha terminado.

Menos mal que al menos tu caballo ha sido el ganador. ¡Para una vez y vas y te lo pierdes!

monica baila

5- Photo finish

Algo no te encaja. Has seguido a tu pura sangre desde el inicio de la carrera y no le has quitado la vista de encima. Todo iba bien y piensas incluso que ha sido el ganador, pero sintiéndolo mucho la photo finish no miente.

Por mucho que no logres entenderlo, has perdido.

wtf

6- Últimos segundos

Dicen que lo mejor siempre llega al final, pero no para todos. A todo fan de las carreras de caballos le ha pasado: tu caballo va en primera posición durante todo el recorrido. Es más, ya das por hecho que va a ganar, pero en los últimos segundos le adelantan, dejándote decepcionado y con un mal sabor de boca.

last moment

7- Todos ganan

Menos tú. Está bien que tomes tus propias decisiones, pero si todos tus amigos apuestan por el mismo caballo, hazlo también aunque no creas que vaya a ganar.

Al igual que con la lotería de navidad, y aunque creas que es tirar el dinero, puede ser muy frustrante ver cómo todos ellos lo celebran mientras tú te quedas sin saber qué hacer.

8- Hora de irse

Después de pasar todo el día en el hipódromo ya conoces algún truco, te empiezas a enterar de cómo funciona todo y hasta le has cogido el gustillo. ¡Pero todo llega a su fin!

Cuando mejor te lo estas pasando -ahora ya lo entiendes– es hora de irse. Pero no te lamentes, habrá más días.

no me voy

9- La hora de cobrar

Eres feliz. Incluso si has ganado 2€ (olvidas que empezaste con 50), te vas contento a casa e incluso sueltas la de «venga, que yo invito».

Si recuerdas tus primeras carreras de caballos, recordarás ese orgullo y satisfacción que tienes al ir a cobrar tus ganancias.

10- Muy bien

Sales del hipódromo emocionado con tus míseros 5€ y no dejas de repetir a tus amigos lo divertido que ha sido.

A pesar de que ellos te odian -eres muy pesado- y probablemente nunca vuelvan contigo, te responden que sí, que ha estado muy bien.

muy bien

Si te sientes identificado con alguno de estos momentos y quieres compartirlo con nosotros, no dudes en dejarnos un comentario